lunes, 25 de febrero de 2013

El tiempo es oro


¡Hola de nuevo! TU TIEMPO ES ORO y no quiero hacertelo perder, así que vamos al grano ¿te parece?.
Nos encontramos en un mundo que cambia muy rápido, en el que no tenemos tiempo que perder. La frase de ``El tiempo es oro´´, tiene más razón que nunca, el tiempo en verdad es un bien preciado y escaso. Creo que no debemos medir el tiempo únicamente en cantidad, también debemos valorar su calidad. Por mucho tiempo que destinemos a algo, si no nos encontramos con la predisposición, con la claridad mental, etc., idóneas, sin duda no seremos óptimamente productivos. En este apartado es bastante efectivo utilizar la gestión o la estrategia por objetivos, es más facil saber si el ROI es apropiado o no. Con la gestión por objetivos podemos saber si vamos avanzando o estamos perdiendo el tiempo al encasquillarnos en algún punto.
A menudo, dentro de las organizaciones, tanto aquellos que se encuentran en posiciones directivas como los que dependen de estos, acuden demasiado al motivo de la falta de tiempo para no llevar a cabo actuaciones importantes. Ésta no puede ser una excusa; puede ser una causa, motivada por diferentes subcausas a las que nos debemos aplicar para solucionar y poder avanzar en la dirección correcta. Aplicando pequeños cambios al uso de nuestro tiempo podemos lograr un mejor aprovechamiento del mismo.
Debemos ser conscientes que nuestro día a día acostumbra a estar lleno de pérdidas de tiempo o a tiempo sin calidad destinado a aspectos importantes. Lo uno y lo otro nos hace perder oportunidades a nivel personal y empresarial.
Debemos ser capaces de adquirir hábitos diferentes en la gestión de nuestro tiempo: prestar atención a las tareas que realizamos, cómo las organizamos, etc. Especialmente deberemos gestionar adecuadamente:
  • E-mails y llamadas: si estamos continuamente atentos a ellos, perderemos capacidad de dedicarnos a aquello importante que sabemos que debemos hacer.
  • Interrupciones: tanto las que nos llegan como las que provocamos nos afectan de forma significativa a nuestro tiempo y a la calidad del mismo.
  • Las reuniones o charlas de trabajo no debidamente preparadas y organizadas provocan destinar tiempo en exceso sin un retorno adecuado.
Seamos los dueños de nuestro tiempo: decidamos cuándo debemos cambiar nuestras prioridades y en qué orden gestionamos nuestras tareas. Ganaremos tiempo y calidad de utilización del mismo.

Para finalizar os recomiendo el siguiente libro; Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.
Trataré de hacer una entrada dentro de poco para que los que no podais leerlo os hagais una idea de lo que podeis encontrar en él y así decidais con una mejor base si leerlo o no.

Un saludo.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada